Actualidad

Se prevén cifras históricas en el mercado hipotecario

6 Dic 2021 | Sin categorizar

Desde el inicio de la pandemia de la Covid-19, la compraventa de inmuebles ha experimentado cambios notables. Desde la parálisis y estancamiento inicial, por las inestables condiciones económicas y las frágiles condiciones de muchas familias afectadas por ERTE, hasta la situación actual, con una clara recuperación de la compraventa. Todos estos cambios han sacudido al sector inmobiliario, así como su impacto en la financiación de la vivienda. Se espera acabar el 2021 con un balance general muy positivo, y que este éxito se solidifique en 2022.

De cara a 2022 los factores que condicionarán que el mercado de las hipotecas siga creciendo pueden ser la estabilidad del empleo, la sostenibilidad de los precios de venta, la flexibilidad de las condiciones hipotecarias y el ahorro.

Si el ritmo no se debilita para el resto del año, 2021 terminará con más de 400.000 hipotecas, muy por encima de las 338.000 hipotecas adquiridas en 2020 y 361.000 en 2019.

De cara a 2022, Carles Solé, gerente de formalización hipotecaria de Tecnotramit apunta: «una hipoteca a devolver a corto plazo, será interesante contratarla a tipo variable, pues los intereses guiados por el Euribor parece que se mantendrán en zona negativa durante los próximos inmediatos ejercicios. Por su parte, para un préstamo con una amortización larga, sería recomendable asegurarse un tipo de interés fijo a los niveles de los que se están comercializándose hoy en día, garantizándonos una cuota segura y asumible».

Independientemente del tipo de hipoteca que elija un consumidor, las hipotecas digitales son cada vez más populares. Y es que la Covid-19 ha convertido a la tecnología en un elemento básico diario para muchas personas. Estas hipotecas ofrecen ventajas evidentes para los consumidores ya que son más cómodas, ahorran tiempo y dinero además de ser un producto más transparente ya que todo queda registrado.

Aún y el positivismo del sector, tendremos que esperar a que entre en vigor la nueva ley de vivienda para comprobar el impacto real que tiene en el mercado hipotecario. Pero por ahora, el 2021 terminará con optimismo porque los saldos hipotecarios aumentaron por primera vez en más de una década.